Las micro, pequeñas y medianas empresas suponen el 99% del tejido industrial en América Latina

Por necesidad, por oportunidad, por tener una segunda fuente de ingresos… son muchas las motivaciones para que, en cualquier parte del mundo, alguien decida emprender.

Las micro, pequeñas y medianas empresas, conocidas como MiPyMES, generan un enorme aporte económico en todo el mundo. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), este tipo de negocios suponen el 99% del tejido industrial y crean la mayoría de los empleos.

La Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) atiende en cinco países en América Latina a más de 2,8 millones de emprendedores que tienen pequeños negocios. En 2021, el 39% de los clientes nuevos fueron jóvenes, menores de 30 años, lo que confirma que la pandemia ha mermado sus opciones laborales y que el emprendimiento es una vía para tener una segunda oportunidad.

Estos jóvenes emprendedores, generalmente con mayor nivel educativo, destacan por la cantidad de nuevos negocios que emprenden y por la velocidad de reactivación de los mismos, teniendo en cuenta las dificultades que la pandemia ha supuesto para las MiPyMES.

Jóvenes emprendedores

Joel Santana es un emprendedor dominicano de 26 años que cría codornices. Comenzó construyendo él mismo una incubadora para 12 ejemplares, y ahora tiene 300 y produce 8.500 huevos diarios. “Como todos los negocios no fue fácil al principio”, explica. Llevaba las cajas de huevos a los pequeños mercados locales y colmados de Higuey, en La Altragracia, donde reside.

Siempre he visto que los jóvenes quieren trabajar, y eso está bien, pero es mejor emprender tu propio negocio

La pandemia redujo sus ventas porque vendía a los hoteles, y con los confinamientos estos establecimientos tuvieron que cerrar. Se reinventó con un negocio completamente diferente, una empresa de instalación de cámaras de seguridad, alarmas y GPS, y aprovechó el potencial de las redes sociales para gestionar los pedidos online.

Emprendedor dominicano FMBBVA - negocio avicola

Joel Santana, emprendedor de Banco de Adopem (FMBBVA), cría codornices y gallinas guineanas.

Con el fin de las restricciones ha vuelto a su negocio avícola. Ha reinvertido las ganancias y ahora también cría gallinas guineanas y está construyendo una nave para ampliar la producción. “Siempre he visto que los jóvenes quieren trabajar, y eso está bien, pero es mejor emprender tu propio negocio”, afirma.

Joel también se ha formado para mejorar su negocio. Ha realizado cursos para construir incubadoras, preparación de alimentos para aves, instalación de cámaras de seguridad o paneles solares. Además, está estudiando Derecho Inmobiliario porque quiere adquirir los terrenos donde cría las aves. “Si uno está positivo todos los sueños se hacen realidad. Quiero ver todo este terreno y otro que tengo lleno de granjas”, señala.

Desde 2020 es cliente de Banco Adopem, la entidad dominicana de la FMBBVA. “Fue un buen impulso. Me siento muy agradecido y afortunado por esa ayuda y porque el banco creyera en mi proyecto”.

Aprovechar las oportunidades

Fredy Gómez dirige un restaurante pizzería en la comuna chilena de Puente Alto, una zona vulnerable del área metropolitana de Santiago de Chile. Las compañías tradicionales de comida a domicilio no reparten en esa zona, así que Fredy ha visto una oportunidad de negocio.

Fredy Gómez, emprendedor chileno de Fondo Esperanza (FMBBVA)

Fredy Gómez, emprendedor chileno de Fondo Esperanza (FMBBVA), y su mujer, tienen una tienda-pizzería.

Comenzó elaborando pizzas y empanadas en su propia casa y fue ampliando los platos de la carta. Los comienzos en esa situación no fueron fáciles porque su vivienda no estaba acondicionada para albergar este tipo de cocina. El apoyo de Fondo Esperanza, entidad chilena de la FMBBVA, le ha ayudado a seguir mejorando. “Todavía falta mucho”, dice Freddy, “pero ver el local que tengo es ya un sueño prácticamente cumplido”.

Cada 27 de junio se conmemora el Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas, una iniciativa de Naciones Unidas que este año se centra en la importancia de “activar su potencial”.

HISTORIAS DE VIDA