María Jorge: “Me gustaría que mis hijos aprendan que en la vida todo se consigue con trabajo y esfuerzo”

“Me siento orgullosa de ser Asháninka, me gusta vivir en medio de la naturaleza”, así empieza María Jorge Alvarez cada vez que le preguntan por su origen. La emprendedora a la que atiende Financiera Confianza, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA en Perú, ha pasado toda su vida en San Pedro de Marankiari, una comunidad en la provincia de Chanchamayo.

Ahí en la selva de la amazonía peruana, en una comunidad de la etnia  Asháninka, María ha construido su hogar y ha levantado sus negocios, con los que está  sacando adelante a sus cuatro hijos. Sus inicios no fueron fáciles, requirieron mucho trabajo, esfuerzo y responsabilidad, pero como ella misma recuerda, cada sacrificio ha valido la pena para darle una mejor calidad de vida a su familia, su principal inspiración y motor para progresar.

“Soy madre soltera y gracias a mis emprendimientos he podido apoyar a mis hijos y pagar sus estudios” afirma. Entre ellos, un joven de 22 años, quien colabora en un hogar para jóvenes con adicciones, experiencia que él mismo atravesó pero que gracias al apoyo de María y su familia logró superar.  Su segunda hija de 18 años estudia derecho y sus dos hijas menores de 11 y 9 años cursan el sexto y cuarto grado de primaria respectivamente.

Me siento orgullosa de ser Asháninka

María inició su camino como emprendedora hace más de 11 años. Su primer negocio nació de su idea  de resaltar su cultura, combinarlo con creatividad y talento para la elaboración de artesanías. Así, montó  un puesto de venta en su comunidad donde vende una gran variedad de artículos, desde tallados en madera hasta recuerdos de la zona y joyas indígenas. 

Posteriormente, la emprendedora, que se caracteriza por ser una mujer muy trabajadora e innovadora en su aldea, también puso una tienda de dulces nativos que ofrece a los turistas. Además, sueña con poner en marcha un serpentario inspirado en fomentar la conservación de las distintas  especies de serpientes que hay en la zona.

Poco a poco con mucho esfuerzo, ha ido creciendo y en ese proceso de auge,  conoció a Financiera Confianza, que creyó en ella y en lo que es capaz de lograr. 

Desde hace más de siete años, la entidad microfinanciera apoya a la emprendedora con su programa “Palabra de Mujer”. Mediante ocho pequeños créditos y diferentes productos que la han ayudado a impulsar su negocio, formarse y a digitalizarse, ha podido progresar y superar cada una de las dificultades, demostrando su fuerza y resiliencia.

Digitalización de sus emprendimientos

“Gracias a Financiera Confianza, que siempre ha confiado en mí. Siempre he tenido un anhelo, una meta o un sueño para mi negocio, la financiera siempre me ha  apoyado”, comenta María. Un acompañamiento que también le abrió las puertas para  integrar la innovación en su día a día, algo que le permitió gestionar mejor sus negocios.

Como mujer, siento que he crecido bastante, me siento como una mujer independiente, que sí puedo lograr lo que me proponga y más

“Ser una mujer digital creo que es muy importante, trae grandes beneficios. Personalmente, me ha beneficiado porque no tengo que estar saliendo de mi local, de mi comunidad”. A día de hoy, la emprendedora, con ayuda de su asesor, que la ha acompañado en su proceso de digitalización, hace uso de la banca móvil. Una aplicación que cuenta con herramientas como la biometría facial o la huella de voz para hacer transacciones y verificar el estado de sus créditos, entre otras funcionalidades“.

Con su ejemplo e historia de progreso, María se ha convertido en una destacada emprendedora en su comunidad y ayuda a otras mujeres con hijos a su cargo, a salir adelante. “Como mujer, siento que he crecido bastante, me siento como una mujer independiente, que sí puedo lograr lo que me proponga y más”

Ha sido ese ímpetu el que ha servido de inspiración para otras mujeres en su comunidad y para sus hijos, que como ella misma destaca “Mi meta más importante en la vida es ser un ejemplo para ellos y que aprendan que en la vida todo se consigue con bastante trabajo y esfuerzo; que nada es imposible”. 

“Tecnología para cerrar brechas. Creando sin límites”

María ha sido una de las protagonistas del acto sobre pobreza digital, celebrado en la sede de la FMBBVA en Madrid, en el que ha intervenido S.M. la Reina. En un conversatorio, la emprendedora ha explicado cómo la digitalización mejora su día a día porque le permite ahorrar tiempo y dinero que normalmente empleaba para visitar una oficina. Ahora, consulta su saldo mediante biometría facial, envía dinero usando su contraseña de voz y tiene un asesor que se desplaza a su casa con su tablet para darle formación, resolver sus dudas y hacer las mismas operaciones que en la oficina bancaria. Puedes leer más aquí.

HISTORIAS DE VIDA