Una producción orgánica y sostenible, el sueño que Angélica ha hecho realidad

Cuando hablamos del cuidado del medioambiente, la suma de pequeños gestos puede conseguir grandes cambios. Lo sabe bien la agricultora colombiana Angélica Valbuena, que ha incorporado en su terreno varias mejoras en la producción y la han convertido en todo un ejemplo de buenas prácticas para una agricultura sostenible. Primero fue un invernadero, luego instalar el riego por goteo; después, construir los reservorios para almacenar el agua de lluvia. Más tarde, montar un biodigestor que le permite ahorrar energía… Y así, hasta once medidas para mejorar la resistencia de su producción de verduras y hortalizas al cambio climático.

Todo esto, lo ha conseguido gracias a su esfuerzo y a sus ganas de innovar, pero también al apoyo de Bancamía con el programa MEbA (Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas) que la entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA puso en marcha para atender a los productores colombianos con asesoría, acompañamiento y financiación, y fortalecer sus cultivos ante sequías, inundaciones, incendios o daños en los suelos.

Angélica Valbuena en la finca demostrativa de la FMBBVA en Ubaté

Este programa, desarrollado junto a ONU Medio Ambiente y el Colegio ICAM (Instituto de Ciencias Agroindustriales y del Medio Ambiente), incluye la creación de una finca demostrativa, situada en Ubaté, en la que se han instalado 11 medidas de adaptación al cambio climático. Los pequeños productores de la región realizan recorridos formativos para aprender estas técnicas y poder implementarlas. Bancamía les brinda asistencia técnica gratuita, además de financiación para que puedan implementarlas.

“Buscamos sensibilizar a los productores, ya que son los más afectados por el cambio climático. Lo que Bancamía como parte de la Fundación Microfinanzas BBVA ha logrado no lo han conseguido ni los bancos estatales ni otras instituciones que trabajan con agricultores. Somos reconocidos por este programa medioambiental, que ofrece crédito y mejora la calidad de vida de las familias”, explica Milton Marcelo, asesor de Bancamía. De hecho, recientemente la entidad ha recibido el Premio Andesco a la Sostenibilidad en Entorno Ambiental por este programa, con el que ya ha entregado 2.740 créditos productivos por más de 7.190 millones de pesos (1,8 millones de euros) a productores como Angélica.

Con Bancamía he progresado. Otros bancos no confiaron en mí. Ellos me dieron la oportunidad que nadie me había dado”

Ella conoció la finca demostrativa porque sus hijos estudiaban en el ICAM y le hablaron de los procesos para manejar cultivos de manera sostenible. Es la primera mujer en formar parte de este programa, y conoce la importancia de mejorar cada día sus cultivos porque procede de una familia de agricultores. Sus padres y su hermano cultivan hortalizas desde hace 20 años, y junto a su madre, recorre en bicicleta las calles de su municipio para vender sus productos en domicilios y restaurantes. “Con Bancamía he progresado. Otros bancos no confiaron en mí. Ellos me dieron la oportunidad que nadie me había dado”, señala Angélica.

Con la pandemia, se han reducido sus ventas, pero ella y su madre mantienen el servicio de entrega adoptando las medidas sanitarias necesarias para protegerse y proteger a sus clientes. Ambas salen todos los días a vender con mascarilla y guantes: “No hay que echarse para atrás. Uno puede caer y sufrir, pero hay que levantarse”, concluye.

 

                                                                                             Cristina González del Pino, Comunicación FMBBVA

HISTORIAS DE VIDA