Reciclar como emprendimiento, para salir adelante y cuidar el medioambiente

En el mundo se generan al año 2.010 millones de toneladas de desechos sólidos en las ciudades, y al menos un 33% no son tratados para su reciclaje. Son datos del informe What a waste 2.0 (‘Los desechos 2.0’) del Banco Mundial, que da una vez más la voz de alarma sobre la necesidad de cuidar el planeta.

Sandra Ceballos desconoce estas cifras. Tampoco sabe que, como se indica en ese informe, en América Latina y el Caribe cada persona genera casi 1 kilo de basura al día. En el barrio Engativá, en la capital colombiana, donde vive, no se suelen consultar las estadísticas oficiales.

Sin embargo, eso no le impide a Sandra ser una firme defensora de darle una nueva vida a los residuos. El reciclaje es para ella una forma de contribuir a mejorar el medioambiente y, a la vez, un emprendimiento que, con 28 años, le ha permitido sacar adelante a sus cuatro hijos.

Aparte de ayudar al medioambiente, también recibes platica. Sandra Ceballos, emprendedora FMBBVA

Ha aprendido el oficio desde abajo. Primero estuvo cuatro años reciclando lo que encontraba en la calle. Por eso sabe de primera mano que el mundo consume más de lo que necesita y que eso genera millones de toneladas de residuos de todo tipo. Después, cinco años trabajando en una recicladora donde aprendió gestión empresarial, unos conocimientos que le sirvieron para, gracias a sus ahorros, montar su propio negocio.

Cuando las cosas parecían encaminarse para construir un futuro de forma independiente, Sandra se vio engañada por la persona de confianza que puso al frente de su negocio para poder dedicarse al cuidado de su primera hija. Ese engaño le llevó a la quiebra y a tener que volver a empezar de cero.

En esa nueva etapa conoció Bancamía, la entidad colombiana de la Fundación Microfinanzas BBVA. “Ellos me ayudaron y me dieron el crédito para salir adelante”.

Reciclaje E.C.A, el negocio de Sandra Ceballos

UN NEGOCIO PUEDE SER SOSTENIBLE … Y RENTABLE

La ‘Regla de las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar’ es el día a día en el negocio de Sandra. Un consumo responsable para reducir el volumen de los residuos generados y minimizar nuestra huella de carbono. A su negocio, Reciclaje E.C.A., llegan cada día baterías, chatarra, objetos de cobre y aluminio…

No todo es basura, hay muchas cosas que sirven. Nosotros lo clasificamos. Aparte de ayudar al medioambiente, también recibes platica”, afirma con la convicción de que su negocio es su manera de contribuir a lograr un mundo más sostenible.

Cada 18 de marzo se conmemora mundialmente el Global Recycling Day, el Día del Reciclaje. Es una jornada de concienciación sobre cómo la generación indiscriminada de residuos genera millones de toneladas en emisiones de CO2 y una llamada de atención para promover el reciclaje.

Pequeñas acciones como el negocio de Sandra, sumadas a otros miles de negocios sostenibles en todo el mundo, hacen que los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas enfocados a lograr Comunidades y Ciudades más sostenibles (ODS 11) o Acción por el Clima (ODS13), entre otros, estén un poco más cerca.

Como millones de mujeres en todo el mundo, Sandra Ceballos ha tenido que parar su negocio un tiempo debido a la pandemia. Ahora ha vuelto, con más ánimo aún para continuar. Da trabajo a 23 recicladores que llenan enormes bolsas con los residuos que cada día pesan y clasifican en el negocio de Sandra.

“Mi gran sueños es tener mi casa y una recicladora más grande, con más trabajadores”, explica. “Se puede salir adelante: solo es proponérselo, y uno lo logra”, concluye esta mujer, luchadora, y comprometida con su familia, su comunidad, y con el cuidado del planeta

HISTORIAS DE VIDA