Legislación y proyectos normativos - Ecuador

Normas para el buen gobierno corporativo

SUPERCIAS / Instituto Ecuatoriano de Gobernanza Corporativa / BID Invest

El pasado 5 de abril de 2021 se presentó la publicación “Normas Ecuatorianas para el Buen Gobierno Corporativo”, un documento elaborado por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, el Instituto Ecuatoriano de Gobernanza Corporativa y BID Invest. Si bien las normas ya fueron publicadas en el Registro Oficial Edición Especial nº 1.076 del 25 de septiembre del 2020, ahora se difunden a través de esta publicación.  

Hasta entonces, el país no tenía su propia regulación en materia de gobierno corporativo, por lo que este documento es fundamental para dotar a las compañías de herramientas para profesionalizarse y cumplir con las mejores prácticas de gobernanza a nivel internacional. Todo ello, con el objetivo de que sean entidades competitivas, seguras, confiables, éticas, transparentes y sostenibles.  

Principios inspiradores

Los principios en los que se fundamentan las Normas son los siguientes:

  • Igualdad: trato justo y equitativo de los accionistas para una gestión honesta y responsable de la compañía
  • Transparencia: obligación de informar, de rendir cuentas respecto de sus operaciones
  • Responsabilidad: velar por la sustentabilidad de la compañía
  • Voluntariedad: aplicación voluntaria por parte de las compañías

Contenido principal

Las Normas centran su atención en las siguientes materias:

  1. Los derechos de los accionistas y el trato equitativo de los mismos, especialmente de los minoritarios
  2. Recomendaciones para la correcta celebración de la junta general de accionistas
  3. La importancia del directorio como órgano de administración y supervisión, encargado de definir la estrategia de la compañía, controlar los riesgos y promover la sostenibilidad
  4. El gobierno familiar y recomendaciones para evitar un impacto negativo de los conflictos familiares en la gestión de la compañía
  5. La arquitectura de control, referida a la gestión de riesgos, a los sistemas de control interno y al monitoreo de las actividades de la compañía
  6. La transparencia como principio fundamental para reforzar la confianza de los grupos de interés; la recomendación de crear una política de revelación de información en la que se incluya la información que puede ser revelada al público, la forma en que se va a compartir, los destinatarios de la misma y los procedimientos para asegurar que se proteja la información que va a ser revelada; y la elaboración anual de un Informe de Gobierno Corporativo en el que se explique el grado de cumplimiento de las Normas
  7. Medidas para mitigar la corrupción empresarial, recomendando la adopción de programas de cumplimiento que permitan identificar las actividades ilícitas, la implementación de un código de ética o conducta dirigido a miembros y empleados sin importar su cargo y la definición de protocolos de acción ante un posible escenario de corrupción

Ámbito de aplicación

Las normas son aplicables para empresas de todo tipo, independientemente de su tamaño, naturaleza jurídica o estructura de control; y están dirigidas fundamentalmente a sociedades mercantiles en general.

Su adopción es de carácter voluntario, pero se espera que los beneficios que se generan al adoptar buenas prácticas de gobierno corporativo en las organizaciones sean incentivos suficientes para que decidan integrarlas en sus estatutos sociales y demás documentos societarios.  

Una buena gobernanza corporativa avala una adecuada toma de decisiones, fomenta el trato equitativo de los accionistas y promueve la integridad, transparencia y responsabilidad social empresarial. Por ello, las compañías que decidan adoptar estas prácticas de buen gobierno incrementarán su capacidad para generar valor a largo plazo, mejorarán la gestión de riesgos y aumentarán su competitividad.