Es tendencia -

Herramientas digitales para el progreso de la Colombia rural

El ejemplo de Ceneris, emprendedora FMBBVA

Hay datos en los que merece la pena detenerse, por la realidad que muestran. Uno de ellos es el de la brecha digital en Colombia: solo el 4,3% de los hogares en zonas rurales tiene internet; por lo que si vives en el campo lo más probable es que no tengas acceso... Y si vives en ciudad, la probabilidad es más alta, pero se queda en el 50,8%. Así lo dice el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, en su Proyecto Nacional Acceso Universal a las TIC en Zonas Rurales o Apartadas.

Este plan busca “promover la inclusión digital en zonas rurales mediante la oferta de acceso público a internet hasta en 10.000 centros poblados”. Una inclusión que va más allá de proveer el servicio, porque también espera fomentar su uso. Por eso, se busca llevar internet principalmente a instituciones educativas, seguido de comunidades indígenas y puestos de salud.

Esa necesidad de estar conectados la conoce bien Ceneris Espitia, una mujer emprendedora y convencida de que internet no debe ser un lujo al alcance de pocos, sino una herramienta más para el progreso de muchos. Con su determinación y esfuerzo, logró sustituir un viaje de tres horas en busca de señal, por un pequeño router en su ‘vereda’, como punto de conexión para sus vecinos.

Ceneris sabe que el conflicto armado, tan presente en su zona, y ahora la pandemia, han condicionado sus vidas, su progreso y también sus opciones para viajar y conocer otros países. Hoy, al menos, consigue recorrerlos sin moverse de casa, porque gracias a su pequeña empresa, por fin, está conectada con el mundo, y como ella, el colegio más cercano y todos los que la rodean, especialmente sus hijos.

Ella forma parte del programa ‘Emprendimientos Productivos para la Paz’ (Empropaz), que ha puesto en marcha Bancamía, la entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA, junto a las Corporaciones Mundiales de la Mujer Medellín y Colombia, y a la Agencia para el Desarrollo Internacional de los EE.UU. (USAID).

Esta iniciativa busca acercar nuevas oportunidades al campo colombiano, para que no se quede atrás; brinda apoyo técnico, capacitación y servicios financieros a los emprendedores que tengan una idea de negocio o a aquellos que ya la hayan puesto en marcha. Recientemente, se amplió su alcance para apoyar también a migrantes venezolanos, que en muchos casos recurren al emprendimiento para empezar una nueva vida en Colombia.

De Empropaz y cómo reinventarse en tiempos de crisis, se habló recientemente en el acto ‘Mujeres incansables’ de la Fundación Microfinanzas BBVA, presidido por S.M. la Reina y con la participación del presidente de BBVA, Carlos Torres Vila. Allí Ceneris contó su historia, como ejemplo de esa capacidad de adaptación de las mujeres frente a las adversidades. También participó la subdirectora de la Misión USAID en Colombia, Martha L. Aponte, que reiteró su convencimiento de que la inclusión financiera contribuye al empoderamiento económico de las mujeres.

S.M. la Reina escuchando el panel en el que participó Ceneris Espitia, junto a la directora de Google para España y Portugal, la fundadora y CEO de Clarity AI y una asesora de la FMBBVA en Perú

Además, recordó la necesidad de trabajar juntos por el desarrollo sostenible de las sociedades: “Es importante unir al sector privado con sus buenas prácticas, con los gobiernos con sus políticas públicas y con la cooperación internacional, como catalizador de esos esfuerzos”.

Por su parte, la máxima autoridad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner, dejó claro que ya es hora de “acabar con la desigualdad digital” y conseguir que, precisamente, lo digital sea la norma. Según dijo, todo esto necesita una conexión de banda ancha “asequible” para todos porque hoy, internet es el “‘sistema nervioso’ de la nueva civilización”.

Todos los participantes del acto coincidieron con esa idea, especialmente Ceneris, incluida en ese ínfimo 4,3% de personas en zonas rurales que tienen acceso a internet. En esta ocasión, la digitalización hizo posible que esta emprendedora participara desde Colombia y que su testimonio llegara a miles de personas, de diversos ámbitos, para inspirarnos a trabajar por un mundo más igualitario y más digital.