entrevista

“Las microfinanzas ayudan a reducir la pobreza y a aumentar la inclusión económica y social”, Anna E. Cabral, presidenta Patronato FMBBVA

Anna Escobedo Cabral, Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de California , Máster en Administración Pública por la Escuela de Gobernación JFK de Harvard y Doctora en Derecho por la Universidad George Mason. Ha dirigido la Asociación Hispana de Responsabilidad Corporativa y el Centro Latino Smithsonian.  En 2004 fue nombrada la 42ª Tesorera de los EEUU y en los últimos diez años ha gestionado las relaciones externas del Banco Interamericano de Desarrollo. Desde diciembre de 2018 es presidenta del Patronato de la FMBBVA.

Para muchas familias, algo tan pequeño como un microcrédito puede ser la esperanza que abre el camino para seguir adelante

1) Asumió la presidencia del Patronato de la Fundación Microfinanzas BBVA en diciembre del año pasado, ¿qué ha supuesto para usted este cargo y qué balance hace transcurridos estos meses?

Asumir la presidencia del Patronato de la Fundación Microfinanzas BBVA es una gran satisfacción personal. El haber crecido en un hogar muy pobre, y haber visto a mis padres luchar por sacarnos adelante a mis hermanos y a mí, me ha dado la oportunidad de entender y apreciar el espíritu emprendedor que existe en muchas familias latinas. Mi padre perdió su trabajo por motivos de salud, y nunca más pudo encontrar un trabajo tradicional. Tuvo que pedir un préstamo de $200 para empezar su propio negocio y mantener a su familia. Pero a pesar de todo, él y mi madre nunca se rindieron. Siguiendo el ejemplo de sus padres y abuelos, -de hacer grandes sacrificios y asumir riesgos para que sus hijos tuvieran una oportunidad-, mis padres me enseñaron que si hay voluntad, se puede salir adelante. Pero es verdad que a veces se necesita un poco de ayuda. Para muchas familias, algo tan pequeño como un microcrédito puede ser la esperanza que abre el camino para seguir adelante. Para muchos es un primer paso importante hacia la prosperidad.

2)¿En qué medida las microfinanzas pueden contribuir a mitigar la pobreza y favorecer la inclusión económica y social? ¿Qué cree que necesitan para que realmente sean eficaces?

Las pruebas son claras: las microfinanzas ayudan a reducir la pobreza y a aumentar la inclusión económica y social. También está claro que un microcrédito por sí solo puede no ser suficiente para promover un cambio sostenible. Necesitamos aprovechar la tecnología para reducir los costos de proporcionar servicios financieros. Necesitamos ampliar el acceso a los servicios financieros más allá de los préstamos y las cuentas de ahorro, para incluir otros, como pólizas de seguro médico y de vida, y debemos apoyar a las familias con educación e información para asegurarnos de que pueden desarrollar sus negocios. Cuando apoyamos a las familias, no solo se benefician los niños y los mayores: el éxito es también de toda la comunidad. El crecimiento empresarial genera empleo y prosperidad económica en toda la cadena de suministro. El viejo aforismo nunca fue tan cierto: una marea alta levanta todos los barcos.

Vivimos en un momento extraordinario en la historia. La tecnología, por sí misma, puede usarse como una herramienta poderosa para superar las barreras que existen para alcanzar la inclusión económica y social. Tenemos que tener en cuenta que no es solo una herramienta para ampliar el acceso a los servicios; también puede brindar educación, mejorar productos y servicios comerciales, y erradicar las barreras físicas que existen para las familias que viven en áreas remotas.

3) Ha trabajado muchos años en el Banco Interamericano de Desarrollo, con el que la Fundación colabora estrechamente desde que fue creada en 2007. ¿Cuál es el papel de las alianzas público-privadas en el desarrollo de regiones como América Latina?

Mi propia experiencia me ha enseñado que si queremos ampliar las oportunidades y lograr una inclusión financiera y social, debemos unir a los gobiernos, las ONG y el sector privado para afrontar los retos actuales. Trabajé durante muchos años en cargos de alto nivel del gobierno de mi país y observé que no se pueden resolver los problemas de nuestras comunidades por uno mismo. Lideré organizaciones sin ánimo de lucro y me di cuenta de que ellos tampoco eran capaces de implementar soluciones por su cuenta. Y he trabajado con y para el sector privado, y lo mismo: trabajando aislados, no se pueden resolver los problemas de desigualdad y de exclusión financiera y social. Sin embargo, he presenciado el increíble poder que tienen estos tres segmentos cuando se unen.

A lo largo de los años, muchos bancos e instituciones de desarrollo han aprendido estas arduas lecciones, y ahora buscan alianzas público-privadas para aportar soluciones. Las pequeñas empresas son el motor más poderoso para el crecimiento, pero para garantizar que haya un crecimiento sostenible, necesitamos estas alianzas. A través de ellas podemos aprovechar y potenciar no solo los recursos económicos, sino también las políticas públicas, el talento de los líderes de la comunidad y los conocimientos que tienen.

#

Anna E. Cabral en su visita a emprendedores de Bancamía

4) Viajó hace poco a Colombia, para conocer el programa MEbA (Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas) con el que la Fundación apoya a pequeños agricultores para que puedan hacer frente a los riesgos del cambio climático ¿Por qué es tan importante incorporar la sostenibilidad en las organizaciones?

Mi reciente viaje a Colombia fue muy alentador. Fui testigo de la colaboración entre MEbA y la Fundación para ayudar a los pequeños agricultores a mitigar los riesgos del cambio climático. En el contexto actual, no podemos permitirnos mirar hacia otro lado. El mundo que nos rodea está cambiando rápidamente. Enterrar la cabeza en la arena es reconocer la derrota, o en el caso de las microfinanzas, dar falsas esperanzas. Necesitamos continuar adaptándonos a los desafíos que existen hoy en el mundo, así como a los que llegarán mañana. Para tener realmente éxito en la expansión de la inclusión financiera y social, no podemos darnos por satisfechos con ayudar a una familia a llevar comida a casa para un día, un mes o un año. Tenemos que esforzarnos por apoyarlas a ellas y a los emprendedores, para que anticipen y venzan los desafíos presentes y futuros. Los efectos del cambio climático se conocen; su impacto es predecible. Para que los pequeños agricultores salgan adelante, necesitan enfocar la forma de administrar sus parcelas de tierra hacia un mayor rendimiento con menos recursos, a la vez que reducen los costos y minimizan el impacto en medio ambiente. Las técnicas, el conocimiento y la información con los que, por ejemplo la Fundación Microfinanzas BBVA acompaña los micropréstamos para pequeños agricultores, contribuyen a aumentar las ganancias y a proteger los recursos para sus necesidades futuras.

5) En sus intervenciones suele hacer referencia a la educación como motor de cambio. ¿Qué papel considera que juega en el desarrollo?

La educación está considerada como un eje del equilibrio, y es algo en lo que creo firmemente. Mis padres tuvieron que abandonar los estudios para empezar a trabajar, para apoyar a sus padres y hermanos. Si bien sabían que la educación era importante, desconocían su potencial para abrir puertas. Tuve la suerte de que un profesor de matemáticas de la escuela secundaria apostara por mi éxito. Me convenció para ir a la universidad. Su apoyo me abrió muchas más puertas de las que me hubiera abierto ponerme a trabajar después de la secundaria. Según iba recibiendo esa educación, me convencí de su importancia. Él no solo cambió mi vida a mejor, sino que su generosidad tuvo en mí un efecto expansivo, ya que también marcó la vida de mis hijos, familiares, amigos e incluso la de los desconocidos con los que me he ido cruzando. Me convertí en su discípula, e incluso hoy sigo compartiendo todo lo que me enseñó. No solo marca la diferencia una educación formal. Con el tiempo, he aprendido que todos nos podemos beneficiar de una formación continua. Ya sea en una universidad, en una escuela técnica, en un curso de un centro comunitario, o buscando nosotros mismos las respuestas a nuestra preguntas. La educación y la información abren puertas y crean oportunidades de éxito para nosotros y para las generaciones futuras.

6) ¿Cuáles son los retos más urgentes del panorama socioeconómico mundial a los que tiene que hacer frente la Fundación para cumplir su propósito y que más personas puedan salir adelante con pequeños negocios?

La Fundación tiene que manejar y gestionar las particularidades de cada país en términos de regulación, estabilidad económica, disponibilidad de recursos y oportunidades, niveles de educación, diferencias entre las comunidades urbanas y rurales, y la disponibilidad de recursos de la que dispone cada país dispone para apoyar el crecimiento. Y como vivimos en un mundo hiperconectado, tenemos que tener una visión global o regional, para entender el impacto que pueden tener en nuestros clientes.

Además, como ya ocurre, la Fundación también debe seguir atenta al papel de las mujeres y a los desafíos a los que se enfrentan en cada uno de los países en los que estamos. La clave del éxito es aprovechar la tecnología y la innovación tanto en la prestación de servicios como en la expansión de oportunidades.