Los jeans: la prenda de trabajo que perdura en el tiempo, como la historia de esta emprendedora

El jean sigue siendo una de las prendas más complejas y misteriosas de todos los tiempos, una que crea conexión emocional con quien la lleva puesta. Millones de personas encontraron en esta pieza de vestuario la mejor manera de expresarse, ya sea para el trabajo, para sentirse cómodo o para reflejar rebeldía y juventud: los jeans son los consentidos de la moda.

Es una prenda muy utilizada, que en su momento revolucionó la moda, y una pieza fundamental del guardarropa. Según el diario dominicano El Dinero, éste es uno de los productos textiles de mayor venta en República Dominicana y con mayor recorrido, aunque no siempre tuvo el mismo nombre: en los años 70, se le llamaba “fuerteazul”. La asociación dominicana de la industria textil estima que en el país se producen y venden alrededor de 500.000 jeans nacionales, a los que se les agrega los internacionales.

Por eso Josefina Morel, emprendedora de Banco Adopem, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA, eligió hace muchos años dedicarse a la producción y comercialización de estos pantalones.

Es clienta de la institución desde el 2010 y comenta que, en cuanto consiguió su primer préstamo, compró materiales y algunas maquinarias para incrementar la producción de su negocio. Su taller se inspira en referentes de la moda del momento, dibuja sobre cartulina los moldes, los recorta con precisión de cirujano estético, extiende la tela con los rodillos y con la máquina empieza a darles forma.

Hasta la fecha ha recibido siete préstamos y su meta de aquí a 5 años, pensando en un futuro no muy lejano, es crecer más y ser una marca conocida y reconocida en la zona, para después poder exportar a algunos países vecinos, ya que una de las ventajas de producir jeans, es que la competencia no resta mercado, pues se vende en todo el país y la demanda en el exterior aumenta significativamente con el paso de los días.

De hecho, para hablar de su competencia, habría que fijarse en muchas mujeres como ella que se dedican también a esta producción. No obstante, lo que opina Josefina es que a pesar de tener tantos competidores, la diferencia entre ellos, es que “ella es más cuidadosa en los acabados”. El “secreto del éxito”, dice, es mantener la calidad de los pantalones y no abandonar nunca el último grito de la moda vigente.

Se siente orgullosa de lo que ha conseguido, ya que está logrando cumplir casi todas sus metas. “El cambio es positivo, basándome en mis ganancias puedo sacar conclusiones que me motiven para seguir adelante”.

Awilda Peralta, área de Mercadeo de Banco Adopem

HISTORIAS DE VIDA