La sostenibilidad, una aliada ante la crisis del coronavirus

Nuestras vidas se han ralentizado por culpa de un enemigo al que no vemos, pero del que recibimos millones de bit de información a diario. Google, el buscador de internet más utilizado en el mundo, acumula miles de millones de noticias sobre el coronavirus, que ha paralizado el mundo y la economía.

Los organismos internacionales coinciden en que la respuesta a esta pandemia debe ser, primero, sanitaria y, después, económica, ya que la crisis ha obligado a revisar a la baja las previsiones de crecimiento y desarrollo en todo el mundo. El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, ha señalado que esta pandemia es el tercer gran “shock” económico, financiero y social del siglo XXI, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera global de 2008 y ha creado un centro en la OCDE sobre el COVID-19.

Por otra parte, la directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Inger Andersen, asegura que esta pandemia es una oportunidad para construir una “economía diferente, en la que las finanzas y las acciones impulsen empleos sostenibles, el crecimiento verde y una forma distinta de vida”. 

Precisamente, la dependencia al acceso a agua limpia para luchar contra el COVID-19 hace más visible la carencia de un servicio tan básico con la que todavía hoy conviven muchas personas. “En América Latina, el 9% de la población no tiene acceso a una fuente de agua potable y el 23% no cuenta con un sistema de saneamiento adecuado”, detallaba recientemente la responsable de Soluciones Financieras Sostenibles de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA), Concha Blanco, en su intervención en el Global Forum on Environment de la OCDE.

En el panel Biodiversity, agriculture, fisheries: changing economic opportunities for women and men, la experta de FMBBVA habló del reto al que se enfrenta el mundo entero debido a la urgencia climática, y añadió que “adecuar los procesos productivos a las nuevas condiciones climáticas es una necesidad urgente”.

Las microfinanzas, un catalizador para la adaptación al cambio climático de pequeños productores

A través del programa Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas – MEbA, la Fundación brinda a los pequeños agricultores asesoría técnica y medios financieros para que implementen medidas respetuosas con el medio ambiente. Además, les ofrece “soluciones verdes”, como productos de adaptación y mitigación al cambio climático, soluciones para mejorar la eficiencia energética o promover la vivienda sostenible y seguros climáticos, entre otros productos.

Intervención de Concepción Blanco, responsable de Soluciones Financieras Sostenibles de la FMBBVA, en el Global Forum on Environment

La FMBBVA ha contado en el Global Forum on Environment cómo estas medidas han mejorado el rendimiento de la finca de Angélica Valbuena, una agricultora de Bancamía, la entidad colombiana de la FMBBVA, que recibió capacitación en la finca demostrativa que la Fundación ha instalado en Ubaté en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Instituto de Ciencias Agroindustriales y de Medio Ambiente.

Angélica ha instalado un invernadero donde cultiva productos orgánicos, utiliza riego por goteo y un reservorio para almacenar el agua y hacer frente a los periodos de sequía.

Apoyar la construcción de viviendas sostenibles es otra de las medidas que contribuyen a una mejor calidad de vida de poblaciones vulnerables. La FMBBVA detallaba en su intervención en el foro su experiencia con Eco Vivienda, un producto desarrollado en colaboración con Hábitat para la Humanidad en República Dominicana, que financia mejoras de vivienda y acompañamiento técnico para hacer más ecoeficientes y habitables los hogares de los emprendedores, que en muchas ocasiones son hogares-empresa. Facilitando la instalación de paneles solares, la iluminación de bajo consumo, la recolección y aprovechamiento del agua de lluvia, entre otras medidas.

Otro de los colectivos más vulnerables, el de los migrantes o desplazados por conflictos, centró parte de la atención del Global Forum on Environment. La FMBBVA presentó los datos del programa Emprendimientos por la Paz – EMPROPAZ, un modelo innovador de inclusión financiera rural, puesto en marcha con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en 58 municipios colombianos priorizados en el proceso de paz. Más de 35.000 personas han sido atendidas en el marco de este programa.

Las enfermedades como el nuevo COVID-19 amenazan el desarrollo económico, el bienestar de las personas, y la integridad de los ecosistemas. Naciones Unidas ha pedido a la comunidad internacional un paquete de 2,5 billones de dólares para reducir el impacto de la pandemia del coronavirus en los países menos desarrollados.