La Fundación Microfinanzas BBVA, invitada por la SEGIB para aportar su experiencia sobre emprendimiento de personas vulnerables en el XI Encuentro Empresarial Iberoamericano

La Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) ha participado en la reunión preparatoria del XI Encuentro Empresarial Iberoamericano, un foro de 50 expertos de organismos internacionales, fundaciones y empresas, entre otros, que han definido las líneas de trabajo de la próxima  Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno gubernamental, que se celebrará en octubre de 2018 en Colombia, con el lema “Perspectivas Económicas de América Latina 2017: Juventud, Emprendimiento y Educación para el Desarrollo”.

Estas instituciones aportan a la Secretaría General Iberoamericana, organizadora de la conferencia gubernamental, su conocimiento y mejores prácticas en estos relevantes temas para la región. Los expertos compartirán su experiencia y facilitarán la construcción de la agenda a tratar en la cumbre.

La FMBBVA ha compartido su experiencia en apoyar el progreso económico y social sostenible e inclusivo de las personas más desfavorecidas a través de la financiación de sus actividades productivas y cómo el emprendimiento es una vía eficaz para que puedan mejorar su calidad de vida, la de sus familias y comunidades.

“Ante la falta de alternativas de empleo, y debido a la baja productividad e informalidad de la economía, muchas personas en América Latina optan por iniciar una actividad emprendedora para cubrir sus necesidades de ingreso. Estos negocios suelen ser unipersonales o familiares, en sectores poco productivos que no permiten la acumulación de capital humano y con un acceso limitado a financiación, lo que impide su crecimiento. De hecho, las PYMES representan el 80% de los negocios y sólo aportan entre el 16 y el 36% del producto interior bruto”, ha explicado Laura Fernández Lord, responsable de Igualdad de Género y Empoderamiento de la Mujer de la FMBBVA, durante su intervención en el panel “Financiación al emprendimiento” en la reunión preparatoria.

En América Latina la mitad de la población, 210 millones de personas, se encuentra excluida del sistema financiero, lo que impide que la iniciativa individual se transforme en emprendimientos de alto valor agregado.  Las asimetrías en la información (solvencia, historial de crédito, falta de contabilidad fiable…), sumadas a la falta de garantías y a un modelo de banca no adaptado a las necesidades de los pequeños negocios, reduce considerablemente el acceso a financiación y si ésta se logra es a muy corto plazo. Esta brecha financiera contribuye a reforzar la espiral de la informalidad y productividad.

“Cerrar la brecha entre el financiamiento informal y formal sigue siendo una de las principales tareas pendientes para permitir una mayor productividad media de los emprendedores vulnerables y crear empleo”, señala Laura Fernández Lord.

El 32% de los clientes de la FMBBVA supera la línea de pobreza tras dos años de permanencia en alguna de las entidades de la Fundación. Sus activos aumentan a una tasa anual de 29%, y sus ventas y beneficios crecen un 16% anual. En 2015, los clientes dieron empleo a 214.817 personas, un 8% de los emprendedores ha creado un nuevo puesto de trabajo tras dos años en la FMBBVA. Sin embargo,  solo el 15% cuenta con uno o más empleados.  A medida que la vulnerabilidad de los clientes disminuye los excedentes son mayores y su capacidad de generar empleo también crece. El reto, por tanto, es lograr que sus emprendimientos sean más productivos, a través del acceso al crédito y mejorando sus aptitudes y capacidades emprendedoras.