La familia se consolida en estos momentos como baluarte para amortiguar el impacto de la crisis

14 mayo 2020
Bancamía

La familia, como unidad principal de cualquier sociedad, aporta seguridad y confianza en los momentos más complicados. Es la mejor compañía para celebrar nuestros triunfos, y nuestro mayor apoyo a la hora de afrontar las adversidades. Su papel es fundamental en el crecimiento personal, y por tanto, en el de todo el entramado social. En 1993, Naciones Unidas declaró el 15 de mayo como Día Internacional de las Familias, para “reconocer, identificar y analizar las diversas cuestiones que afectan a su desarrollo y evolución”. 

Precisamente ahora, en el momento excepcional que vivimos, marcado por una crisis sanitaria global que nos llena de incertidumbre, la familia representa un entorno de protección y cuidados que se manifiesta más relevante que nunca.

En esta situación se encuentran muchas de las miles de emprendedoras de la Fundación Microfinanzas BBVA a quienes hoy representa Angélica Valbuena, una mujer que vive en el entorno rural y es cabeza de familia, madre de tres hijos. Se dedica al cultivo y a la venta de hortalizas y con el apoyo de la Fundación en Colombia pudo poner en marcha medidas de adaptación al cambio climático, que le ayudaron a manejar su pequeño terreno de manera sostenible. 

Desde finales de marzo, cuando en su país se decretó el Estado de Emergencia por la COVID-19, seguido por el confinamiento obligatorio, ella y su madre comenzaron a aplicar las medidas sanitarias recomendadas para prevenir el contagio cada vez que salían a vender sus productos orgánicos: el uso de mascarillas y guantes, o el respeto a las franjas horarias permitidas para ejercer sus labores, entre otras.

Angélica admite que tanto la escasez de lluvias como la disminución de la actividad en Ubaté, la localidad donde reside, han afectado negativamente sus ventas, pero ellas siguen saliendo todos los días en bicicleta para entregar sus pedidos a hogares y restaurantes. Su negocio, aún estando limitado por los efectos de la pandemia, le está permitiendo sacar a su familia adelante y proporcionar a sus hijos lo necesario para protegerse de la enfermedad. Un sustento de vida que se mantiene a flote gracias también al respaldo de su propia madre. Su historia es un fiel reflejo de la importancia de la unidad familiar para salir adelante en momentos de crisis.