Asesoramiento financiero para pueblos indígenas en Perú

Hay más de 476 millones de pueblos indígenas que viven en 90 países de todo el mundo, lo que representa el 6,2% de la población mundial. Son datos de Naciones Unidas que, desde 1994, cada 9 de agosto, conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo.

El lema de 2021 es ‘No dejar a nadie atrás’. Algo especialmente importante en el contexto actual.

Aunque su situación social y económica ha mejorado, aún falta camino para alcanzar su inclusión plena. Según el Banco Mundial, “representan el 8% de la población en la región” y, sin embargo, “constituyen aproximadamente el 14% de las personas pobres y el 17% de los extremadamente pobres en América Latina”.

Conseguir romper esas barreras, las sociales, las económicas y las de acceso a la tecnología, es el gran desafío al que se enfrenta la región. Facilitar la inclusión financiera de las poblaciones indígenas les permite mejorar su desarrollo. En el caso de los emprendedores, contar con un asesoramiento en su lengua materna les facilita la toma de decisiones financieras tanto en sus negocios como en sus hogares.

Emprendedores indígenas

Iris Sagastizabal pertenece a la etnia awajún, la segunda más numerosa de la Amazonía peruana. Tiene un pequeño supermercado. Debido a la pandemia, tuvo que cerrar su negocio de comida y se ha reinventado con este nuevo emprendimiento para salir adelante.

Cuando decidió abrir el local de comidas, recurrió al capital que tenía ahorrado con su marido, pero vio que era necesario ampliar con financiación. Entonces acudió a Financiera Confianza, la entidad peruana de la Fundación Microfinanzas BBVA.

Gracias a los créditos adquirió materiales para la cocina y para acondicionar el local. Financiera Confianza le ha ayudado con el cambio de negocio y ha estado acompañándola en esta nueva etapa.

Su asesor de crédito es Sem Atunce Chamik, también indígena awajún. Sem trabaja en Financiera Confianza desde 2017 y atiende a personas indígenas que están progresando gracias a sus emprendimientos.

El asesor Sem Atunce Chamik visita el negocio de la emprendedora Iris Sagastizabal.

“Normalmente hablo con los clientes en mi lengua materna porque me da confianza y me facilita entender sus necesidades para que podamos ayudarlos”, explica Sem, quien comenta que muchos de los pueblos indígenas “han sido excluidos por falta de educación financiera”.

Este asesor destaca cómo, gracias a los créditos y la formación, “mejora la calidad de vida y las oportunidades” de los emprendedores indígenas.

Las ventajas de una lengua común

Por su parte, Iris Sagastizabal explica que a veces se siente “excluida” por pertenecer “a una etnia nativa”, y cómo esto condiciona sus posibilidades a la hora de obtener un crédito para su negocio. “Creen que uno no tiene responsabilidades para realizar el pago, que no se siente comprometido con la empresa y que les va a fallar”, señala Iris.

El hablar en wajún les ha beneficiado a ambos. “Con mi asesor me siento segura y en confianza, ya que comprendo mejor las modalidades de pago, los beneficios. Ha sido muy importante su acompañamiento porque me puede ayudar con las dudas que tengo”, explica Iris.

Aquí puedes escuchar a Iris Sagastizabal

Y aquí a Sem Atunce

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Para conocer más sobre la situación de los indígenas en América Latina, se puede consultar el informe ‘Latinoamérica indígena en el siglo XXI’ del Banco Mundial.