Francisco González se reúne con el Patronato y el equipo directivo de la FMBBVA, que han destacado su incondicional apoyo

El presidente de BBVA se ha reunido con el Patronato de la Fundación Microfinanzas BBVA, que ya preside la experta en desarrollo y reconocida defensora de las comunidades latinas más desfavorecidas, Anna Escobedo Cabral.

El presidente de BBVA, Francisco González, con el nuevo Patronato de la FMBBVA Francisco González y el director general de la Fundación, Javier M. Flores El presidente de BBVA reunido con el equipo directivo de la FMBBVA
El presidente de BBVA, Francisco González, con el nuevo Patronato de la FMBBVA

Durante la reunión, Francisco González ha destacado la labor de Claudio González Vega, que deja la presidencia del Patronato para seguir como vocal, aportando su experiencia en microfinanzas. Además, el presidente de BBVA, que también se ha reunido con el equipo directivo, ha reconocido el trabajo de la Fundación en América Latina, que desde su creación hace 11 años, se ha consolidado como una de las iniciativas de desarrollo con mayor impacto social y como un referente para organismos de primer orden como Naciones Unidas o el Banco Mundial.

Presente en cinco países de la región, a través de sus seis entidades microfinancieras, la FMBBVA atiende actualmente a más de dos millones de emprendedores en vulnerabilidad, más de la mitad, mujeres. Dos de ellas, Norma Ordóñez y Astrid Orjuela, quisieron enviar al presidente un emotivo mensaje, incluido en este vídeo que repasa los hitos más importantes de Francisco González con la Fundación:

El presidente de BBVA tuvo la oportunidad de conocer a estas luchadoras que trabajan cada día por un futuro mejor durante su viaje a Colombia, en el que vio cómo con su esfuerzo y enorme ilusión salen adelante y mejoran sus vidas y las de sus familias. “Su trabajo es espectacular y ya estamos viendo sus resultados en las siguientes generaciones; sus hijos y nietos estudian y muchos acceden a la universidad. Ha sido para mí una visita fabulosa”, afirmó.

Una visita, que marcó un antes y un después para la Fundación, y que fue un ejemplo del incondicional apoyo de Francisco González a lo largo de todos estos años.