Fondo Esperanza y Fundación Microfinanzas BBVA se unen para apoyar a los pequeños emprendedores de bajos ingresos

  • La sociedad de nueva creación se posicionará como líder en el sector microfinanciero chileno con metodología de banca comunal
  • El objetivo es acercar los productos y servicios financieros a la población de bajos ingresos que no accede al sistema financiero convencional y que ve limitadas sus oportunidades de desarrollo
  • En Chile, el 15% de la población está por debajo del umbral de la línea de la pobreza, según CASEN

La Fundación Microfinanzas BBVA y Fondo Esperanza han suscrito un acuerdo de intenciones para crear una nueva entidad microfinanciera que aspira a liderar las microfinanzas productivas en Chile.

El acuerdo fue suscrito por el presidente de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA), Manuel Méndez del Río Piovich, y el presidente de Fondo Esperanza, Luciano Magnet Ferrero, y permitirá a ambas instituciones trabajar conjuntamente para acercar los productos y servicios financieros al mayor número de personas en situación de pobreza.

La operación supone la continuidad de Fondo Esperanza en una nueva entidad que estará participada en un 51% por la Fundación Microfinanzas BBVA, y en un 49% por Fondo Esperanza. Además, estará concebida bajo los criterios de suficiencia y sostenibilidad. Los beneficios que se generen se reinvertirán en la mejora y desarrollo de su actividad y en su fortalecimiento patrimonial.

Para el presidente de la Fundación Microfinanzas BBVA, “ambas instituciones compartimos una misma misión social, y juntos esperamos apoyar a un grupo importante de personas que actualmente viven en condiciones de pobreza, promoviendo el desarrollo económico y social entre las personas más pobres de Chile“.

“Para ello, la Fundación, además de capital y recursos para garantizar el crecimiento sostenible de la entidad, aportará su experiencia en modelos, tecnología, procesos, procedimientos y esquemas de gestión eficientes, que permitirán su crecimiento y expansión, con el fin de poder atender a más personas con mejores y más productos”, apuntó Méndez del Río.

Por su parte, Luciano Magnet manifestó que “el paso que ha dado Fondo Esperanza es una extraordinaria noticia para Chile. Esta asociación que hemos concretado con la FMBBVA, no es sólo un reconocimiento al trabajo desarrollado hasta ahora por Fondo Esperanza, sino también una enorme oportunidad para aumentar de forma muy importante nuestra presencia en las comunidades de mayor pobreza del país, acompañados de una reconocida Fundación, con fuerte presencia en Latinoamérica y que nos aportará recursos, tecnología y una inmensa experiencia en el campo de las microfinanzas, focalizada en los sectores más pobres de la población”.

Con esta asociación, la Fundación Microfinanzas BBVA consolida su proyecto de expansión en el mercado microfinanciero chileno, que ya inició en 2009 con la creación de la entidad Servicios Microfinancieros. Además de en Chile, la Fundación está presente en Colombia donde opera con el  Banco de las Microfinanzas Bancamía; en Perú, con Caja Nuestra Gente y Financiera Confianza; en Puerto Rico, con la Corporación para las Microfinanzas; en Argentina, con la entidad Servicios Microfinacieros S.A; y en Panamá, con Microserfín.

A través de todas estas entidades, la Fundación atiende actualmente  a más de 800.000 clientes de bajos ingresos, que han podido emprender una actividad productiva y mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias.

Fondo Esperanza

Fondo Esperanza es una fundación sin fines de lucro que apoya el emprendimiento de 42.000 personas que viven en sectores de pobreza a través de la entrega de pequeños créditos y capacitación. Está presente en 140 comunas del país, con 30 oficinas de Iquique a Chiloé.

Su misión es apoyar a mujeres y hombres emprendedores de sectores vulnerables a través de servicios financieros, capacitación y redes, con el objetivo de aportar al mejoramiento de sus condiciones de vida, las de sus familias y sus comunidades.

FE ofrece financiar actividades económicas a través de Bancos Comunales, grupos de entre 18 y 25 personas que viven en un mismo sector y que se unen para obtener microcréditos. El objetivo de esta metodología es fomentar la organización y la solidaridad en las familias para el logro de objetivos comunes.