Financiación y formación: dos claves de éxito para emprender

Los emprendedores rurales de Colombia que viven en zonas afectadas por la pobreza deben superar muchas barreras para desarrollar sus negocios. Muchos carecen de formación en gestión. Conseguir un acompañamiento especializado, además de financiación, puede marcar la diferencia para tener éxito y sacar adelante sus pequeños negocios.

Para lograr la inclusión de estas poblaciones, Bancamía, la entidad colombiana de la Fundación Microfinanzas BBVA, forma parte desde 2018 del programa Emprendimientos Productivos para la Paz (Empropaz) que contribuye al desarrollo social, económico y ambiental de microempresarios de 76 municipios colombianos.

Carolina Andrea Gutiérrez es una de las emprendedoras beneficiaria de estas ayudas. Recibe formación en herramientas de gestión y financiación de Empropaz. En su café-librería ha logrado reunir sus dos pasiones: la enseñanza y la gastronomía.

Carolina estudió Magisterio en Educación Básica en la Universidad de Córdoba. Mientras encontraba trabajo hizo un curso de repostería. Finalmente logró un empleo de maestra en el municipio de Agustín Codazzi, a donde se trasladó para enseñar en una escuela.

Pronto vio una oportunidad de negocio. En su nuevo destino no existían cafés donde la gente pudiera sentarse de manera relajada a leer y charlar, y decidió poner en marcha lo que ella misma define como una cafebrería, un espacio donde el cliente puede comer un postre o tomar una bebida caliente mientras pasa el tiempo disfrutando de la biblioteca del establecimiento. Así abrió las puertas hace ya un año Elis’Coffee.

“Me enseñaron finanzas, manejo de recursos, marketing y marca personal. Estos temas son de mucha ayuda para los emprendedores y son necesarios para tener más posibilidades de éxito en el negocio”

Con el crédito que recibió de Bancamía compró hornos y estufas (para la elaboración de los postres y las tortas) el menaje necesario para el servicio de las mesas, materias primas para la repostería y mobiliario para el local.

“Me enseñaron finanzas, manejo de recursos, marketing y marca personal. Me gustó mucho lo de marca, cómo llegar al cliente, la manera de fidelizarle. Estos temas son de mucha ayuda para los emprendedores y son necesarios para tener más posibilidades de éxito en el negocio”, detalla Carolina.

“Estoy feliz, aunque ha sido complejo por la pandemia, decidí arriesgarme y estamos trabajando para seguir creciendo. Sigo enseñando en una escuela y saco tiempo para las dos cosas. Hay estudiantes que vienen a la cafebrería y leen. Además, Empropaz me sigue acompañando para que mi emprendimiento perdure en el tiempo”, concluye esta emprendedora de 33 años que ha hecho realidad no uno sino dos de sus sueños.

Empropaz: acercar al emprendedor los mejores productos y servicios

Karen Palacios también ha podido reunir sus dos pasiones en su negocio. En su caso, la repostería y el diseño gráfico. Desde 2018 se dedica a la repostería decorativa con ambientación y tortas para fiestas. Al principio trabajaba en su casa, y poco a poco fue aumentando la clientela hasta que en 2020 fundó Amelia Repostería.

Emprendedora Bancamía

Karen Palacios ha unido en su negocio sus dos aficiones, el diseño gráfico y la gastronomía.

Este negocio familiar, en el que también trabajan su hermana (en las tareas de chef), su madre y su prima, le permite aplicar sus estudios de diseño gráfico a las recetas de cocina que su abuela le enseñó siendo niña. Los productos más solicitados son las tortas con diseños, cupcakes, tartas de zanahoria, manzana o vainilla y chocolate, además de las decoraciones para fiestas especiales.

Karen conoció Empropaz en una de las convocatorias que se desarrollan periódicamente en distintos municipios colombianos para dar a conocer esta iniciativa entre los microempresarios. “No quería quedarme con un negocio pequeño. Deseaba algo que fuera tomando más importancia y Empropaz me ha brindado el acompañamiento y la formación necesarias para hacerlo posible”.

“Me han dado metodologías para ahorrar y reinvertir en el negocio. Con ese dinero que pude ahorrar, compramos maquinaria para aumentar la producción y estamos pensando en un lugar más amplio para dar rapidez a los pedidos”, explica Karen.

Empropaz es una iniciativa creada en alianza con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín.

 

 

HISTORIAS DE VIDA