Cuando el empeño y las ganas derriban cualquier barrera

Se levanta temprano, se calza sus botas y coge su camión con el que reparte cuatro toneladas de ladrillo al día. Ella es Guisela Martínez, y desafía cualquier estereotipo erróneamente atribuido siempre a los hombres. Esta camionera de 26 años comenzó a romper barreras en su comunidad cuando decidió dedicarse a lo que realmente le gustaba, sin atender a prejuicios de género.

Vive con su marido en el distrito peruano de San Pedro de Saño, y juntos, emprendieron un negocio de fabricación de ladrillos. El tercer integrante de esta sociedad es ‘Belleza’, su camión y principal compañero de trabajo con el que transporta carbón de piedra.

Un oficio tradicionalmente masculino, pero que apasiona a esta joven camionera. Ese es el motivo por el que Guisela ha tenido que enfrentarse al machismo arraigado en su comunidad y trabajar duro, a pesar de las críticas de sus vecinos. 

Esos no fueron los únicos obstáculos que encontró en el camino: ninguna entidad financiera quería ayudarla cuando más lo necesitaba, por su falta de historial crediticio. Fue entonces cuando acudió a Financiera Confianza, que le prestó el dinero con el que pudo comprar el camión e impulsar su negocio. Ahora, ha cumplido su objetivo e incluso se plantea nuevos retos: comprar un camión nuevo y más grande, contratar a más personas, comprar más máquinas y abrir una ferretería. 

Su inspiradora historia la llevó a participar junto a otras cinco ‘mujeres excepcionales’, en una mesa debate presidida por  S.M. la Reina y organizada por la Fundación Microfinanzas BBVA en Madrid. Allí, explicó cómo con una oportunidad y mucho empeño es posible cumplir metas. “No tenía apoyo. Mis vecinos me decían, ¿pero qué haces aquí?, deberías estar en la cocina y no conduciendo un camión”, explicaba la emprendedora en una entrevista en Cadena SER, después del acto.

Pero para Guisela, nada es imposible. Ella es un claro ejemplo de que los oficios no tienen nada que ver con el género, sino con la pasión y las ganas para desempeñarlo. Su mensaje es claro: “Hay que romper barreras y cambiar las generaciones, solo así, se podrá crear un mejor desarrollo económico”.

De momento, seguirá trabajando para cumplir sus nuevas aspiraciones y continuará derribando barreras, a los mandos de “Belleza”.

 

Laura G. Sáez, Comunicación FMBBVA

HISTORIAS DE VIDA