“Chile Comparte” en el momento justo y la solidaridad llega a los más vulnerables

24 abril 2020 // Tula Ducasse
Fondo Esperanza

La COVID-19 presenta un desafío para toda la sociedad, pero quienes más sufren las consecuencias de esta crisis son los que cuentan con menos recursos. Por eso, Fondo Esperanza, junto al Hogar de Cristo y Techo, ha creado la campaña “Chile Comparte”, para llevar cestas solidarias con alimentos básicos a las familias más vulnerables del país, con las que trabaja a diario y a las que conoce bien.

No hay que olvidar que muchas de estas familias ya sufrieron los impactos del estallido social de 2019, por lo que su vulnerabilidad aumenta ante esta nueva crisis. Tras recoger toda la información necesaria, las tres instituciones participantes definieron el proceso para asegurar la priorización de las familias más necesitadas y organizar la entrega de estas cajas solidarias y su contenido, basándose en el estándar utilizado por la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior de Chile (ONEMI). Se estableció una logística que permite llegar a esas familias de forma eficiente y segura, con todas las medidas sanitarias necesarias, por ejemplo evitando aglomeraciones. La campaña, a la que se han sumado ya otras organizaciones, ha recibido también donaciones que reflejan la preocupación de la sociedad y que al mismo tiempo han permitido acelerar su puesta en marcha.

Ya se han entregado más de 1.500 kits de alimentos y productos de higiene a los que tienen mayor dificultad para acceder a ellos, como los emprendedores a los que atiende Fondo Esperanza, que por las circunstancias han visto mermada su calidad de vida.

Uno de estos emprendedores es Juan Arenas, que se dedica a vender productos plásticos en una feria local junto a su esposa. Con lo que ganaba antes, podía vivir, comprar más mercadería, pagar sus cuentas y mantener a sus tres hijas, pero con el estallido social que comenzó en octubre su situación se deterioró. “Para nosotros ha sido difícil hacerle frente a tantas cosas. Entre marchas y disturbios, ahora enfrentamos lo peor, que es esta crisis del coronavirus, que no te permite trabajar, moverte, ni nada”.  Recibir la caja de “Chile Comparte” ha sido “espectacular”, nos cuenta Juan, porque llegó en el momento justo.