Un agua nada corriente

20 marzo 2020 // Cristina González del Pino
Financiera Confianza
Fundación Microfinanzas BBVA

Ante la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo con el avance de la pandemia del coronavirus, lavarse las manos se ha convertido en un ritual que, más que nunca, puede salvar vidas. Por eso, el lema de este año de Naciones Unidas en el Día Mundial del Agua es “Agua para frenar el coronavirus”.

Cerca de 3.000 millones de personas no tienen instalaciones básicas para lavarse las manos y 4.200 millones no cuentan con servicios de saneamiento, según datos del Banco Mundial. Estas cifras se olvidan fácilmente cuando se abre el grifo de casa y hay agua para la higiene personal o las tareas domésticas. Cada 22 de marzo, Naciones Unidas nos recuerda que el acceso al agua es sinónimo de progreso económico, erradicación de la pobreza y desarrollo sostenible.

La Fundación Microfinanzas BBVA trabaja para que personas como Rosa Ancco, emprendedora peruana, tengan acceso a agua y saneamiento. “El baño no era adecuado para mis niños, a veces se enfermaban, entonces me hice mi baño. Ahora se sienten bien felices. Yo les digo que se puede, que todo es proponérserlo”, explica Rosa, y cuenta también que antes tenía que calentar elagua en botellas para que sus hijos se asearan.

Es una de los casi 8.000 emprendedores que, gracias a la Fundación y a su alianza  con la ONG Water.org (presente en más de 10 países y con más de 80 socios financieros), ha logrado la infraestructura básica para acceder a agua segura, algo de lo que carecen los hogares más vulnerables en Perú.

Muchos emprendedores gestionan su pequeño negocio desde su propia vivienda. Cubrir sus carencias de agua y saneamiento beneficia a sus familias y al desarrollo económico de sus negocios. El impacto positivo de Construyendo Confianza, el producto de la entidad peruana de la FMBBVA, Financiera Confianza, engloba estas mejoras y llega ya a 22.000 clientes cuyas familias también se benefician al disminuir las enfermedades infecciosas que afectan especialmente a niños y ancianos.

 

“Tenemos una gran variedad de productos, pero éste es especial porque estamos mejorando la vida de las personas”, señala Álvaro Álvarez, administrador de la sucursal La Negrita, en Aerequipa.

Mauricio Fernández, administrador de la Agencia Chorrillos, en Lima, ha visto cómo en apenas nueve meses el porcentaje de clientes beneficiados con Construyendo Confianza ha pasado del 5% a casi el 30%. “Con las mejoras en tuberías, la compra de tanques o la canalización de agua estamos cambiando sus vidas. La alegría en los rostros de los emprendedores y de sus hijos es algo que nos llena para seguir adelante”, explica.

Esa alegría la sintió Paola Ardiles, que se dedica a la venta de churros que cocina en su casa. “En comparación con lo que tenía antes y con lo que es ahora, me siento cómoda y muy bien. Nunca había tenido un baño así, antes tenía solo un lavatorio, una taza”, explica.

El reto de llevar el agua a zonas vulnerables

Conseguir el acceso al agua en zonas deprimidas no es sencillo. Lo sabe muy bien Edith Flores que vive en la cima de una colina en el municipio peruano de Huaycán. Está construyéndose una casa gracias a los ingresos que obtiene con su abarrotería y a los créditos de Financiera Confianza. Un tanque le permite tener agua para ella y sus hijos.

Ella, junto con Rosa y Paola, es el ejemplo de que asegurar el suministro de agua es esencial para reducir la pobreza. Así lo refleja también el ODS 6 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que promueve el acceso a agua limpia y saneamiento para asegurar una vida digna para todos.

En la FMBBVA nos sumamos a #ManosLimpias #DíaMundialDelAgua, porque ahora, más que nunca, el agua es una herramienta efectiva para garantizar nuestra salud y la de los que nos rodean.