Medidas de adaptación medioambiental a pequeños emprendedores agropecuarios

El cambio climático afecta especialmente a los pequeños agricultores. Para ellos, ya sea por falta de formación o de recursos económicos, puede ser complicado adaptar sus procesos de producción para hacerlos más sostenibles.

Bancamía, la entidad colombiana de la Fundación Microfinanzas BBVA, acompaña el desarrollo productivo de microempresarios y pequeños productores agropecuarios para que implanten medidas de adaptación medioambiental y aumenten su resiliencia.

Acondicionamiento de suelos, riego por goteo o reservorios de agua son algunas de las mejoras que pueden financiar con Crediverde Adaptación, una línea de crédito para minimizar los riesgos asociados al clima, como inundaciones, sequías y daño de suelos, entre otros, a través de biodigestores, abonos orgánicos, invernaderos o huertos familiares. Con esta línea, Bancamía ha desembolsado cerca de 7.200 millones de pesos a pequeños productores agropecuarios.

Giovani Zuluaga es uno de esos agricultores. Vive en la vereda Zanja Honda, en el municipio de Roncesvalles (Tolima). En su granja familiar cría gallinas, pollos y cerdos, y cultiva tomate, aguacate, café, pimentón, maíz y cilantro. Gracias a este programa, este año ha adquirido abonos orgánicos para sus cultivos, cuyos frutos tienen un componente muy importante de conservación de los ecosistemas.

“Ofrecemos también asesoramiento y acompañamiento. Y alianzas con proveedores para la implementación de medidas de eficiencia energética y de adaptación al cambio climático”, señala Miguel Ángel Charria, presidente ejecutivo de Bancamía.

La entidad de la FMBBVA en Colombia trabaja para ofrecer valor desde varios frentes, desde el apoyo a los microempresarios más vulnerables, quienes tienen dificultades para acceder a estas medidas de ecoeficiencia, a la generación de desarrollo sostenible, aporte al cuidado del medio ambiente y reducción de costes.

Crediverde

Los asesores de Bancamía visitan a los agricultores en sus negocios para informarles de los productos diseñados para adaptarse al cambio climático.

Microfinanzas para la Adaptación al Cambio Climático Basada en Ecosistemas

Crediverde Energía es otro producto de crédito para que los microempresarios utilicen hornos y estufas ecoeficientes, sistemas de refrigeración y de iluminación de bajo consumo, instalación de paneles solares y movilidad sostenible (vehículos eléctricos) que les ayuden a disminuir el consumo de energía.

Esta solución financiera se desarrolla dentro del programa Microfinanzas para la Adaptación al Cambio Climático Basada en Ecosistemas (MEbA), liderado por ONU Medio Ambiente. Ahora Bancamía la amplía a todas las sucursales que tiene en el país, especialmente en 45 de ellas ubicadas en zonas rurales.

Cuando introducen estas medidas, los productores pueden incluso generar ingresos adicionales y disminuir sus gastos, incrementado el crecimiento de los negocios. Además, Bancamía ha incorporado un modelo de inclusión financiera a nivel rural que permite la bancarización de las poblaciones rurales, facilitando los procesos de apertura y recaudo en cuentas para promover la cultura de ahorro y mejorar su desarrollo familiar y el de su comunidad.