Una familia unida por su espíritu emprendedor y su pasión por la tecnología

En 2017 más de 1,6 millones de personas en la región trabajaban de manera directa o indirecta en empleos vinculados con la telefonía móvil. Son datos del informe La Economía Móvil América Latina y el Caribe 2018 de la organización GSMA, que representa a operadores móviles y compañías relacionadas con estos sistemas. Una de esas personas es el peruano Roling Auccalla, que se dedica a la reparación y venta de accesorios para celulares. Tiene dos locales en Lima, donde también trabajan tres de sus seis hermanos.

Roling Auccalla repara un teléfono móvil en su tienda

Tras finalizar con 25 años sus estudios de informática, tenía muy claro que quería tener su propio negocio. Dejó su Chanchamayo natal para ir a la capital. “Quería ser independiente y no trabajar para una empresa, porque a veces el monto que se gana no alcanza: yo quería emprender”, afirma Roling. De modo que abrió un servicio técnico de reparación de móviles en el mercado de Lurín “Virgen de la Candelaria”. En ese pequeño local, sin grandes equipos ni herramientas, Roling empezó a construir su futuro con mucho talento y empeño.

Milagros Díaz, asesora en Lurín de Financiera Confianza, la entidad peruana de la Fundación Microfinanzas BBVA, se acercó a su puesto para ver su trabajo y conocer sus aspiraciones y sueños de futuro. Le ofreció su primer préstamo, y desde 2016 Roling es cliente de Confianza, lo que le ha permitido mejorar su negocio.

Milagros resalta que “otras financieras y bancos no le querían dar créditos porque no tenía historial crediticio. En Financiera Confianza apostamos por él y así inició su camino como emprendedor”. Roling confirma sus palabras: “Siempre quise tener mi negocio. Confianza sí apostó por mí”.

Roling Auccalla con Milagros Díaz, asesora de Financiera Confianza

Con el primer préstamo invirtió en repuestos, máquinas y herramientas para el servicio técnico. Y con el segundo pudo abrir otro local dedicado a la venta de accesorios para celulares. Sigue pensando en crecer. “La idea es apoyar a mis hermanos y que luego cada uno se independice, ya que a todos les va muy bien en sus estudios”, explica orgulloso.

El que trabaja con él ya ha terminado la universidad y los demás están estudiando Ingeniería de Sistemas, Computación e Informática, y Electrónica. Todos ellos, gracias al apoyo de Roling, buscan seguir el camino de su hermano mayor y emprender sus propios negocios.

 Cristina González del Pino, Comunicación FMBBVA

HISTORIAS DE VIDA